De los montes Caspios, donde los xxii reyes de los judíos

están encerrados por virtud de Dios

mar Caspio

Magog y Gog no pueden salir en ninguna manera de aquellas montañas, donde fueron encerrados xxii reyes con todo su pueblo, y hoy en día están dentro de aquellas montañas. Y allí los persiguió en rey Alejandro y rogó al Dios de natura que le dejase cumplir lo que había comenzado y le diese venganza de aquellas gentes; y Nuestro Señor por su gracia juntó las montañas y allí están hoy, allí encerrados con grandes montañas sino de una parte.

Y de aquella parte está la mar de Caspio. Ahora podría demandar alguno pues que la mar está de un costado, por qué por esta mar no salen donde quieren; a lo cual respondo: porque esta mar sale fuera de la tierra por debajo de las montañas y corre por los desiertos, y después se extiende hasta el fin de Persia ; aunque yo la nombre «mar» no es mar ni menos se junta con la mar, antes es un lago, el mayor que ay en el mundo; y si las gentes ya dichas entrasen en este lago no sabrían a dónde salir, porque ellos no saben ningún lenguaje sino el suyo, que es aquel primero que ellos hablaron.

Y debéis de saber que los judíos no tienen tierra propia en todo el mundo sino aquélla en la cual están encerrados a pesar suyo. Y las peñas de aquellas montañas son redondas. Y ellos con el gran número que son han hecho a la una parte un muy estrecho sendero que les dura más de cuatro leguas de subir, que con muy gran pena un hombre solo puede subir; y después de subido viene a parar en unos grandes desiertos, en los cuales desiertos no hay agua ninguna, y en estos desiertos se crían muchas sierpes, dragones, víboras y otras diversas bestias; porque ninguno por allí no podría pasar que no fuese muerto, llaman ellos a aquel paso «Chien», y es frontero de la tierra de las amazonas; mas la reina de las dichas amazonas hace muy bien guardar este paso, y si alguno acontece haber salido de allí, él no sabe hablar otro lenguaje sino hebraico.

Y dicen que estos han de salir en tiempo del Anticristo, y que matarán muchos cristianos; y así, los judíos que están derramados por el mundo aprenden hebraico con esperanza que cuando aquéllos salgan los encaminarán para que maten a los cristianos, porque estos judíos que están por acá dicen que hallan por profecías que aquellos judíos que están encerrados en Caspios han de salir y esparcirse por el mundo, y que los cristianos estarán debajo su dominio y señorío otro tanto tiempo como han estado ellos en nuestra sujeción; y más dicen que han de hallar d’esta manera la salida: que el el tiempo que el Anticristo vendrá, hará una raposa que hará una gran cueva allí donde el rey Alejandro hizo las puertas para encerrarlos, y tanto cavará que pasará a donde los judíos están, y como la verán se maravillarán por ver un animal que en aquella tierra nunca han visto, y entonces querrán lo tomar y ella huyendo d’ellos tornarse ha por la cueva adelante, y ellos seguirla han por la cueva hasta llegar donde están las puertas que el rey Alejandro hizo hacer para encerrarlos, las cuales son de piedras con buenos cimientos, y, quebradas aquéllas, hallarán el camino para poder salir.

Anuncios