El texto apocalíptico de la Sibila Tiburtina fue escrito alrededor del 380 d.C ( 340 y 350 según Norman Cohn).  Las profecías de las sibilas eran manifestadas siempre en estado de trance y expresadas en hexámetros griegos que se transmitían por escrito. Norman Cohn también revela que: “La apocalíptica del judaísmo helenístico incluía algunos libros que, como los famosos libros sibilinos conservados en Roma, aseguraban contener las profecías de profetisas inspiradas. En realidad esos orácu­los, escritos en hexámetros griegos, eran producciones literarias dirigi­das a la conversión de los paganos al judaísmo y de hecho tuvieron mucho éxito entre aquéllos.” Debido a que fue sometido a extensas revisiones con el tiempo, hay debates académicos sobre si ciertos elementos del texto estaban presentes en la versión original, o si se añadieron más tarde.


Original en inglés

Entonces surgirá un rey de los griegos cuyo nombre es Constans. Él será el rey de romanos y griegos.

Él será alto de cuerpo, de aspecto hermoso con la cara brillante y bien organizado en todas las partes de su cuerpo. Su reinado terminará después de ciento doce años. En esos días habrá grandes riquezas y la tierra dará frutos en abundancia para que una medida de trigo se venderá por un denario, una medida de vino por un denario, y una medida de aceite por un denario. El rey tendrá un texto delante de sus ojos que dice: “El rey de los romanos reclamará todo el imperio cristiano por sí mismo.” Él va a devastar todas las islas y las ciudades de los paganos y destruirá todos los templos idólatras; se llamará a todos los paganos al bautismo y en cada templo será erigida la cruz de Cristo. “Entonces, Egipto y Etiopía estarán ansiosos de estirar sus manos a Dios.” ~ El que no adore la cruz de Jesucristo será castigado por la espada. Cuando se han completado los ciento doce años, los judíos se convertirán al Señor, y “su sepulcro será glorificado por todos.” En esos días será salvo Judá, e Israel habitará con confianza. En ese momento el príncipe de la maldad que será llamado Anticristo surgirá de la tribu de Dan. El será el Hijo de la Perdición, la cabeza de orgullo, el maestro del error, la plenitud de la malicia que volcar el mundo y hacer maravillas y grandes signos a través de la simulación. Él va a engañar a muchos por arte mágicas para que el fuego parezca que baja del cielo. Los años serán acortados como meses, los meses como semanas, las semanas como días, los días como horas, y una hora como un momento. Las naciones impuras que Alejandro, el rey de la India, encerró (es decir, Gog y Magog) surgirán del Norte. Estos son los veintidós reinos cuyo número es como la arena del mar. Cuando el rey de los romanos se entere de esto él llamará su ejército y vencerá, y los destruirá. Después de esto vendrá a Jerusalén, y quitará la diadema de su cabeza y  dejará todo el atuendo imperial, el entregará el imperio de los cristianos a Dios el Padre y a Jesucristo su Hijo. Cuando el imperio romano haya cesado, entonces el Anticristo será revelado abiertamente y se sentará en la Casa del Señor en Jerusalén. Mientras él está reinando, dos hombres muy famosos, Elías y Enoch, irán a anunciar la venida del Señor. El Anticristo los matará y después de tres días serán levantado por el Señor. A continuación, habrá una gran persecución, tal como no ha habido antes ni será a partir de entonces. El Señor acortará esos días por el bien de los elegidos, y el Anticristo será muerto por el poder de Dios a través de Miguel Arcángel en el Monte de los Olivos.

Translated from the edition of E. Sackur, Sibyllinische Texte und Forschungen. pp. 185—86.

 

Anuncios