Los judíos ateos a quienes he interrogado reconocen que su diálogo sobre la existencia de Dios prosigue con la religión cristiana. El cristianismo es la religión que atacan y de la cual quieren desembarazarse; su ateísmo no se diferencia en modo alguno del ateísmo de un Roger Martin du Gard, que dice desprenderse de la fe católica.

Ni por un instante son ateos contra el Talmud, y para todos ellos el sacerdote es el cura, no el rabino.

Demolición de la Catedral de Cristo Salvador de Moscú en 1931 en la Rusia Soviética.